Y vuelva a traer la orina… (Nuestro RPO es de 5 minutos)

La señora Bílá vive en la ciudad de Pilsen, donde tienen la mejor cerveza en el mundo. Pero esto no viene al caso. La señora Bílá recibió una llamada del laboratorio que debía hoy entregarle los resultados de las pruebas analíticas. Le dicen que tiene que volver para que se repita la extracción de sangre y que vuelva a traer la orina. Las pruebas se han extraviado por un “error informático”.

La señora Bílá recibe la noticia con poca alegría y queda para el día siguiente. Hoy tiene hora en la peluquería y allí se encuentra con sus amigas: señoras Modrá, Zelená y Býtlová. Comentan el asunto del laboratorio y el tema se vuelve inmediatamente trending topic de esa peluquería, sustituyendo a las excentricidades de la sobrina de la señora Marková, que no está presente. Concluyen que ese laboratorio, con tanto desorden, igual confunde las muestras de una persona con otra. Después el médico te pone un laxante, en vez de medicarte contra el colesterol que tienes. Están escandalizadas.

Todas las señoras que estaban en la peluquería se lo cuentan a sus amigas y estas amigas a otras amigas y por la noche a los esposos. Hay también otras 49 personas que recibieron la misma llamada y éstas también lo explican en su trabajo y en general por donde vayan. Muchos lo twitean y varios lo comentan en Facebook y en unos de los comentarios Fanynka Petru añade que en ese laboratorio igual las agujas están contaminadas. La doctora Lída Cepelínová comenta el tema en su popular blog sobre los métodos de adelgazamiento, Dios sabe en qué contexto.

Así en pocos días, muchas personas guardan en su cabeza la idea que la próxima vez que vayan a hacerse la analítica lo hagan mejor en Laboratori Pingullini. Es una empresa italiana que recientemente abrió varios puntos de recogida de muestras en Pilsen.

………………………………………….

El Director de Informática del laboratorio que “extravió las pruebas”, decidió hace dos años implantar una solución de Continuidad de Negocio.  Adquirió un segundo servidor, ubicado en una empresa de hosting, a donde se replican las transacciones realizadas. De hecho, en menos de 90 minutos desde que se produjo la incidencia que originó la incidencia en cuestión, los usuarios estaban en plena actividad trabajando en ese servidor. Pero faltaban 50 resultados de pruebas.

Durante el análisis previo a la implantación de la solución, el Director de Informática se percató que el producto de hecho no replicaba los datos en el momento de su actualización. Utilizaba la tecnología flash copy que actualiza la réplica periódicamente, en intervalos que define el usuario. Entonces se estableció un intervalo de 2 minutos, asumiendo que como máximo se podían perder 20 transacciones, puesto que al servidor llegaba un promedio de 10 resultados por minuto. Más adelante sin embargo, este intervalo se modificó, porque la actualización de la copia consumía muchos recursos del servidor. El intervalo nuevo se estableció en 5 minutos. Y así, cuando tras un fallo del UPS, el servidor de producción quedó inoperante, en la réplica faltaban 50 resultados de pruebas.

Cuando se analizó la solución, otra herramienta que replicaba los datos en el mismo instante de su actualización – y con mucho menos consumo de recursos de servidor – había sido descartada. Su precio parecía demasiado alto… Las relaciones de casusa y efecto están en este caso bien claras y las de coste y beneficio (en este caso pérdida) aparentemente también, aunque resulta imposible cuantificar la segunda. Pero sin duda todo esto le vino de perlas al Laboratori Pingullini.

Más información sobre el análisis de RPO

Más información sobre productos que replican en tiempo real


Deja un comentario

Archivos

Enlaces

Síguenos en

Etiquetas