¿Qué tiene que tener un software para llegar a la Champions League?

En el comienzo de los años 90, mi amigo Alberto Saavedra, hombre siempre muy inquieto, intuyó una oportunidad de gran negocio. Se trataba de la primera conexión de PC con AS/400. Entonces Alberto tuvo un amigo Chino, excepcional programador, que no vaciló en mudarse a casa de Alberto, donde se encerraron los dos durante 3 meses y desarrollaron la conexión.   

Alberto consiguió  un contrato para vender a una empresa 5.000 copias. Entonces, según sus propias palabras, ya se veía conduciendo un Ferrari por las autopistas de California.

Pero como aquel producto requería un hardware, se necesitaba un capital para producir las 5.000 copias. Alberto consiguió entonces un inversor, con la condición de revelar el nombre del cliente final. Y sucedió que finalmente, ni se supo cómo, el espabilado inversor hizo el negocio directamente con el cliente final y dejó a los dos desarrolladores fuera del negocio.      

Un producto de software es típicamente una aplicación o conjunto de aplicaciones desarrollado por una empresa para ser utilizado por múltiples clientes, negocios o consumidores. Así lo define Wikipedia. Después Wikipedia, en mi opinión también muy correctamente, indica que lo contrario a producto de software es un desarrollo a medida para un solo cliente.

Con los productos de software ocurre como con los millones de chavales en el mundo que juegan al futbol, pero muy pocos de ellos llegan a jugar en la Champions League. Los hay que llegan a la tercera regional y otros que acaban jugando futbol sala con un grupo de amigos los sábados por la mañana.

Durante mi carrera informática de ahora ya 35 años, trabajé con productos propios (uno de ellos llegó a tener 800 instalaciones y se instaló en 24 países) y con productos de otras empresas. He visto muchos otros productos como usuario, competidor o como simple observador, siempre intentando comprender qué hace que algunos productos lleguen a tener un rol predominante en su mercado.

Ese producto propio que acabo de mencionar lo desarrollé a partir de una experiencia de 40 instalaciones de un paquete contable para S/3 y S/32. La mayoría de las 40 instalaciones acabó con un desarrollo adicional, generalmente no cobrado. Fue en Venezuela en el año 1979. Entonces convencí al propietario de la empresa que desarrolláramos un software que tuviera la respuesta a todos aquellos requerimientos, sin modificar los programas. Todas las modificaciones gestionadas por tablas externas. El desarrollo fue largo y costoso, pero logramos nuestro objetivo.

¿Y el resultado económico con las 800 instalaciones? El software, indudablemente ayudó a la empresa a crecer. Pero nunca llegó a generar dinero suficiente para desarrollar, con el mismo concepto, todo lo que hoy se llama un ERP. Y entonces, cuando en los años 90 el mercado empezó a pedir “la solución completa”, comenzó un declive.

El producto se llama CG/IFS. Y digo “se llama” porque aún hoy en España hay empresas importantes que lo utilizan. Hoy pienso que su principal problema de marketing fue que al no requerir modificaciones de software, generaba pocas horas de servicio, y entonces no contaba con el apoyo de los consultores, tan necesario para lograr un gran número de instalaciones.

Muchos años después de desarrollar CG/IFS, volaba en un avión de Barcelona a Londres. Leyendo la típica revista que te dejan las aerolíneas en el bolsillo del asiento, me llamó la atención una frase. Decía algo como: “En la vida tienes lo que te negocias, no lo que te mereces”. La foto del consultor que enseñaba a la gente a negociar, mostraba a un hombre de quien más bien no compraría ni un coche usado. Pero esto quizás sólo me enfatizó la gran verdad que se oculta en este frase. Si en el año 1979 en Venezuela hubiéramos sabido negociar con nuestros clientes, como sabían por ejemplo las empresas consultoras, quizás hubiéramos desarrollado un software con mucho más éxito comercial.

Todo esto lo cuento como un ejemplo más de las múltiples razones de por qué un producto de software no llega a la relevancia mundial. Confieso que cuando empezaba este “post,” en realidad tenía en mente ir en otra dirección. Pero la temática de productos de software es muy amplia… Otro día quisiera volver a comenzar con la definición de Wikipedia y hablar de las dos formas de comenzar un producto importante.


Todo está escrito, todo está en Internet… (¿?)

La cantidad de información disponible aumenta todos los días. Páginas, blogs, foros, webinarios, podcasts, redes sociales…  Toda esta información está al alcance, sin apenas levantarse de la silla. ¿Por qué entonces en ocasiones decidimos cruzar el Atlántico para asistir a una reunión? En un caso mío muy reciente, existieron 3 razones:

El contenido: Todo empezó hace unos años, cuando un compañero me pasó un link a un artículo escrito por Joel Spolsky. El artículo trataba de un tema para nosotros muy relevante, relacionado con la interfaz de usuario de los productos. Aparte del tema, el artículo estaba tan bien escrito que me suscribí a la web de Joel Spolsky. Joel, es además fundador de Fog Creek, una empresa de software de mucho éxito. Hace unos años empezó a organizar reuniones para empresas emergentes de software. Empresas creativas, dinámicas y con mucha ilusión. Más tarde se unió a esta iniciativa otro hombre excepcional, Neil Davidson, de la empresa inglesa llamada Red Gate Software.  

Las reuniones que organizan se destacan por unos ponentes excepcionales, autores de libros conocidos, tales como en esta ocasión, Seth Godin o Yongme Moon, consultores jóvenes con ideas frescas como Paul Kenny o desarrolladores de software como Eric Sink o Dan Briklin (éste último, autor de Visicalc). Si no conoces alguno de estos nombres, vale la pena buscarlos en Google.   

El ambiente: Las empresas que acuden a estas reuniones tienen una cultura muy diferente de aquéllas que proporcionan tanto material a las webs tipo “trabajo basura”. Le dan a su gente libertad para crear, generalmente tienen oficinas muy atractivas y funcionales, horarios libres y sobre todo ilusión e inspiración. Se habla aquí de una nueva artesanía -la del desarrollo de productos de software.

Hace un año oí hablar a un consultor renombrado que le explicaba a la audiencia que la empresa occidental está en declive, que el futuro está en China. Pero China, aparte de tener un sistema político que ya ha colapsado en muchos otros países, no tiene un Microsoft, ni un Apple o un Google. Ni mucho menos una cantera de empresas de software de las cuales saldrán los próximos Googles y Apples. Y éstas son las empresas que le imprimen su ambiente único a las reuniones Business of Software, donde después de varios  encuentros ya empieza a surgir lo que se podría llamar “espíritu tribal” propio.

La concentración: La exuberante abundancia de la información en Internet produce como efectos secundarios falta de concentración y problemas de orientación.

De aquí nos explicamos, por ejemplo, el bajo índice de efectividad de podcasts y webinarios. Yo mismo muchas veces sintonizo un webinario y con los auriculares puestos navego en otras páginas, reviso una propuesta, contesto mails… Es una forma de aprovechar el tiempo y estar pendiente de la información importante que de repente pueda aparecer.

En una reunión es diferente. Estás inmerso totalmente, estás a la vista del presentador y de toda la audiencia y aislado del mundanal ruido. Aparte de esto, durante los cafés, durante las comidas, los foros que se organizan o por la noche tomado copas puedes hablar con todos los participantes, ponentes y organizadores. La gran mayoría de ellos son personas muy interesantes, que te aportan ideas y experiencias.

En resumen, BoS sobre todo me aportó lo siguiente: un temario muy relevante para nuestra empresa,   presentado en un entorno agradable y distendido de forma atractiva y amena. BoS me proporcionó orientación y me proporcionó inspiración. Y esto son las cosas que destacan a las reuniones a las que debes asistir, las que debes seleccionar entre el maremágnum de la oferta.


Yesterday… ¿Qué es “Protección Continuada de Datos”?

Yesterday… todos mis problemas parecían tan lejanos… de repente, no soy ni la mitad del hombre que era antes… ¿Lo reconocéis? 

Casi todos los informáticos en su carrera profesional se han sentido así, eventualmente en una versión menos poética, con unos cuantos ¡C*@%&! y ¡M&%*@&$!

¿Por qué se han tenido que ir mis datos?… hice algo que no debía… ahora anhelo el ayer…

¿Qué se puede hacer cuando un programador estresado por la tensión del proyecto borró la versión equivocada? ¿O cuando un error de programa destruye todas las facturas pendientes de los clientes? 

Si hay suerte, existirá una copia de seguridad con una versión de datos más o menos cercana a la perdida. Pero normalmente, perderemos todas las transacciones realizadas desde que se ha hecho esta copia.

Cabe apuntar que las soluciones de Continuidad de Negocios no aportan solución a estas situaciones.  Cualquier modificación que se realiza en producción, pasa inmediatamente al servidor de respaldo. O sea, también la contaminación de la base de datos o un borrado accidental de una tabla.

Una mejora de esta situación la ofrece una tecnología sofisticada llamada snapshot.  Snapshot aporta la posibilidad de hacer copias de seguridad más frecuentemente y en forma concurrente con los procesos de producción. El inconveniente es el alto consumo de recursos (sobre todo espacio en disco) y el alto costo de la solución. Se usa por tanto sobre todo en instalaciones muy grandes.   

Un paso más avanzado es la “Protección Continuada de Datos” (Continuous Data Protection). Es una solución que  permite volver a estados anteriores del servidor, de la base de datos o una tabla individual, o recuperar un fichero perdido. Todo esto, sin perder las transacciones recién realizadas o las últimas modificaciones de los programas.

Recientemente, algunos proveedores de Continuidad de Negocios han incorporado la Protección Continuada de Datos a sus líneas de productos, con una tecnología adicional o inclusive como productos separados.

Las soluciones, según el proveedor y plataforma permiten, siempre dentro de un período preestablecido  (24 ó 48 horas, una semana, etc.),  volver a cualquier momento anterior, recuperar un objeto en particular o establecer puntos en los procesos (checkpoints) a los que se puede regresar – como por ejemplo el comienzo del batch de cierre del día.

Así que ahora, al menos en informática, podemos volver al “Yesterday”.


¡Hello again, Double-Take! (Las tribulaciones de un distribuidor)

Hello, Double-Take (1): Hace unos ocho años Vision Solutions nos presentó por primera vez a Double-Take. Entonces, Vision Solutions firmó un acuerdo con NSI (así se llamaba, en aquel momento,  la empresa que desarrolló Double-Take), para  ser OEM suyo.  Inmediatamente Vision ofreció el producto a todo su canal, bajo el nombre “Orion for Windows”. Y bajo este nombre hemos hecho nuestras primeras ventas de Continuidad de Negocio para Windows.

Se suponía que esta solución para Windows se convertiría muy pronto en parte orgánica de una solución multiplataforma llamada Orion.  Orion tenía que tener soluciones para AS/400, AIX, Windows y Linux. Todas estas soluciones serían gestionadas y monitorizadas desde un único punto, llamado Orion Navigator.

Hello, Double-Take (2): El proyecto Orion fue, en su época, tecnológicamente muy complejo y por tanto largo. Mientras tanto los intereses estratégicos de la empresa habían cambiado, así que Orion, tal y como fue pensado originalmente nunca se terminó de materializar. Y con ello, tampoco el valor añadido que aportaría Vision como OEM. Vision siguió interesada sin embargo en tener la posibilidad de instalar una solución para Windows y Linux, para ofrecer una solución más completa a su base instalada.  

En este punto Vision dejó a sus Partners decidir si querían seguir usando su contrato OEM o hacerse Partner de Double-Take directamente.  Software Greenhouse optó por la excelente calidad de soporte que nos ofrecía Double-Take desde Francia.

Hello, Double-Take (3): El año pasado Software Greenhouse analizó el potencial del mercado de Windows / Linux y concluyó que se necesitaba otra fórmula de distribución. La utilizada por Double-Take se basaba en un sistema de dealers que distribuyen las cajas con el producto, pero no ofrecen soporte local, ni a sus partners ni al cliente final. Software Greenhouse presentó a Double-Take una fórmula de gestión de canal más parecida a la de Vision y renegoció su contrato. Fue creada  una figura “nueva”, denominada “Value Added Dealer” (Mayorista con Valor Añadido).  A los veteranos de la plataforma i, esto les sonará a algo.

Hello, Double-Take (4): Estamos en Julio de 2010. Double-Take que cotizaba en la bolsa se convierte en parte de la empresa privada Vision Solutions.  El valor de la operación es de 242 millones de dólares. Parece alto en relación con los beneficios que declaraba Double-Take. ¿Por qué le interesa a Vision? Especulemos un poco.  Probablemente, hay una serie de valores que Double-Take  le aporta: el saber estar en el mercado de servidores Intel, incluyendo un canal de distribución; tecnología que soporta  virtualización, tanto con VMware como con Hyper-V; productos muy bien posicionados y la marca Double-Take. (De hecho, Vision inmediatamente anunció su intención de rebautizar su línea AIX con el nombre Double-Take).

Esto, a bote pronto.  Vision nos dirá más cosas este otoño. Para nosotros supone la esperanza de una fórmula de distribución buena y estable.


ORION Solutions vuelve a llamarse OMS/ODS

Cuando nace una persona, los padres comunican el nacimiento a las instituciones encargadas del registro público. Se emite una partida de nacimiento con unos nombres y apellidos y con éstos, la persona se pasa toda la vida. En muchos países -por ley- las mujeres adoptan el apellido del marido, cuando se casan.

En los países donde esto ocurre, las señoras que se casan múltiples veces pueden llegar a coleccionar casi tantos apellidos como un producto informático. Los usuarios del actual IBM Power Systems sabemos algo de esto ¿verdad?

Pero que un producto vuelva a su nombre original no es muy común.

El producto de Alta Disponibilidad y Recuperación de Desastres de Vision Solutions originalmente constaba de tres módulos: OMS/400, ODS/400 y SAM/400. De hecho, la empresa se cambió de nombre a Vision Solutions en el año 1996 – antes se llamaba OMS. Poco  después, el conjunto de estos tres módulos se pasó a llamar Vision Suite.

Pero en menos de 5 años, se lanzó el proyecto Orion y el producto heredó el nombre de este proyecto. Más tarde, después de la unión de Vision Solutions, iTERA y Lakeview Technology, el producto se pasa a llamar ORION Solutions.

Una vez unidas las tres empresas, surge el proyecto “Aurora”, con el objetivo de unificar los tres productos. Éste más adelante se modifica, para dejar dos productos de funcionalidades parecidas, pero con características distintas: uno para entornos complejos y otro para más sencillos. El primero, será la fusión de dos antiguos rivales: “Vision” y “Mimix”. Sí, dije “Vision”. Porque para nuestros usuarios, el producto se seguía llamando “El Vision”, ¡aunque se llamó Orion durante 10 años! Instalábamos “El Vision” en “El 400”. (El nombre del producto nuevo no se conoce, pero nos aseguran que no será Aurora).

Mientras tanto llega el año 2010. ¡Y adivina qué! Se vencen los derechos del uso de nombre Orion. (Probablemente, al adquirir estos derechos, mantener el mismo nombre por más de 10 años no se consideraba factible).  Y entonces, aunque ya es inminente el anuncio del nuevo producto, se necesita un nombre para Orion. Porque la migración de casi 3.000 instalaciones no es factible realizarla en un tiempo muy corto. Por eso, Vision Solutions garantiza el soporte de Orion hasta el 31 de Diciembre de 2012. Pero eso sí – ya no se puede llamar Orion.

¿Mareados? Aguantad un segundo, ya llegamos al final feliz. En este punto, nace la buena idea de volver a los orígenes, y Vision Solutions rebautiza Orion con el nombre OMS/ODS. ¡Qué buena idea! ¡Sólo imagínate que el Power System se volviese a llamar AS/400!

Comparando con todo esto, Mimix nació como Mimix y se sigue llamando Mimix y todo el mundo lo llama Mimix. Quizás a algunos expertos en marketing esto le parezca aburrido, pero creo que tiene su gracia.

Y también os puedo asegurar que el factor menos importante en el éxito del producto “Vision”, fue el nombre que llevaba en cada momento de su historia.


¿Hace falta un Blog de Continuidad de Negocios?

Hace casi 14 años, en 1996, empezamos nuestra colaboración con Vision Solutions. Entonces en nuestra empresa, fundada en el año 1992, apenas éramos 8 personas. 

Nuestro proveedor Vision Solutions tuvo en este tiempo un crecimiento importante y hoy es un conglomerado creado por la unión de varias empresas: Vision Solutions, iTERA, Lakeview Technology y (sujeto a la aprobación final del accionariado) Double-Take Software. El parque total supera las 30.000 licencias. Ahora usamos 5 productos diferentes de Continuidad de Negocios para implantar soluciones en las distintas plataformas. Éstos a su vez, tienen módulos diversificados para adaptarse a las necesidades de las instalaciones que son increíblemente variadas.

Hay que manejar e intercambiar una gran cantidad de información. La evolución genera muchas situaciones nuevas que a su vez generan dudas. Los canales tradicionales de intercambio de información no dan abasto para este intercambio…  Y de allí surge la idea de empezar un blog. Nos prometemos de este nuevo medio –menos formal y mucho más dinámico e interactivo que los que usamos ahora– que nos permita estar más cerca de las inquietudes de los usuarios actuales y futuros.

Hemos tenido que aprender muchas cosas sobre Alta Disponibilidad, Recuperación de Desastres y más recientemente sobre Protección Continuada de Datos, todo lo que en su conjunto se denomina Continuidad de Negocios. Mucho de ello lo aprendimos de nuestros proveedores –Vision Solutions y Double-Take Software–, otro tanto de nuestros Partners, de nuestros competidores, de la prensa y de muchas otras fuentes. Pero pensamos que  donde más se aprende es en el diálogo con los usuarios.

Esperamos que sepamos generar un buen diálogo y que sea fructífero para todos.


¿Por qué ahora hablamos de Continuidad de Negocios después de hablar de Alta Disponibilidad durante 13 años?

Application System 400.  AS/400. Todo el mundo se acuerda de los comienzos de IBM i. Ya entonces, AS/400 heredó de S/38 las primeras, muy primitivas soluciones de “Alta Disponibilidad”.  Espera un momento. ¿Alta Disponibilidad?  Cuando empezamos a hablar con Vision Solutions, llamaban a su producto “Object Mirroring”. ¿Pero qué era realmente?

Ya se sabe que AS/400 es un ave un tanto rara entre los ordenadores; tiene sus partidarios y sus detractores, y éstos parecen irreconciliables. Pero de esto podemos hablar más otro día. Lo que importa hoy es que AS/400 tiene una base de datos incluida en su sistema operativo y que esta base de datos tiene un log de transacciones robusto y eficiente. Pero como en AS/400 casi todas las cosas tienen otro nombre, este log de transacciones se llama Journal.

El Journal se puede leer e interpretar por programas, aunque eso requiere bastante desarrollo; sin embargo, el conjunto de propiedades que tiene el Journal le ayudó a los pioneros de protección de datos a desarrollar herramientas que replicaban datos en tiempo real. Esto, con el propósito de poder utilizar dicha copia, de forma inmediata, en caso de cualquier problema con el servidor de producción. Y esto se llama “Alta Disponibilidad”. De hecho, a pocos meses de trabajar con Vision, el material comercial ya sustituyó el “Object Mirroring” por Alta Disponibilidad.

¿Pero qué pasa cuando no sólo tenemos problemas con el ordenador de producción, sino con toda la instalación en que está ubicado? Pues que en caso de tener una solución de Alta Disponibilidad en AS/400, es suficiente tener el ordenador de respaldo en una ubicación remota. Todo funciona igual, pero nuestra solución de Alta Disponibilidad ahora también cubre la función de Recuperación de Desastres. Principalmente, gracias al hecho que se replica por transacciones de Journal y no sectores enteros del disco y que la solución es asíncrona, los anchos de banda requeridos para la réplica remota están al alcance de todo el mundo.

Indudablemente, obtener Alta Disponibilidad y Recuperación de Desastres con el mismo software es una ventaja. Y allí está la razón de por qué, nosotros en la plataforma i, nos acostumbramos a hablar de Alta Disponibilidad, incluyendo en esta expresión la Recuperación de Desastres.         

Pero ahora, cuando de la mano de nuestro proveedor, lanzamos primero soluciones para Windows y después para AIX, encontramos que en estas plataformas las cosas se ven de otra forma. Las soluciones de Alta Disponibilidad y de Recuperación de Desastres están claramente diferenciadas y normalmente se usan productos distintos para cada uno. Algunos proveedores tienen las dos, y otros se especializan. Las razones son tecnológicas, y podemos hablar de ellas más adelante.

El objetivo en esta ocasión era explicar, por qué ahora hablamos de Continuidad de Negocios, después de hablar 13 años de Alta Disponibilidad. Continuidad de Negocios es un término que abarca no solamente Alta Disponibilidad y Recuperación de Desastres, sino también otros conceptos como Protección Continuada de Datos o Plan General de Contingencias. Y dado que los productos tienden a abarcar una gama de funcionalidades cada vez más amplia, pensamos también que Continuidad de Negocios (en inglés Business Continuity) es una expresión mucho más apropiada para ponerle una etiqueta a nuestros productos y servicios.


Software Greenhouse y Soporte de MIMIX

Al principio de los años 90, IBM implantaba en Europa una solución de réplica para AS/400 denominada MSS (Multiple Systems Software), desarrollada por Guy DeHond de Hessenatie Information Technology en Bélgica. España fue un país muy activo en esta iniciativa.

Lakeview Technology de Oakbrook, Illinois (cerca de Chicago), que entonces ya era muy fuerte en los Estados Unidos, adquirió MSS y lo incorporó a su producto Mimix; así que cuando Software Greenhouse lanzó las soluciones de Vision Solutions en España, el distribuidor de Mimix en España (ICS), disponía ya de varias decenas de instalaciones.

Pronto descubrimos que los dos productos eran muy parecidos. Y no sólo en su arquitectura e implantación, también en su estabilidad, buen nivel de soporte del proveedor y el nivel de implantación global. Pero el nombre Mimix estaba mucho mejor arraigado que el aburrido nombre OMS/400 que entonces ostentaba el producto de Vision Solutions (¡la cual hasta el 1996 también se llamaba OMS!).

Y así fuimos compitiendo felizmente durante 11 años. Más tarde surgió Saytel como segundo distribuidor de Mimix en España.  En el año 2007 fuimos de los primeros partners de Vision en lanzar iTERA. iTERA era diferente, y de repente había mucho de qué hablar cuando un potencial usuario preguntaba qué diferencia había entre los productos. Aunque fue desarrollado en Salt Lake City, Utah, iTERA parecía estar hecho a medida de una típica instalación en España. Tuvimos una respuesta de mercado extraordinariamente buena.

Pero Vision siguió. Estábamos en pleno lanzamiento de iTERA, cuando Vision se hizo con el control de Lakeview Technology. Surgieron nuevas incertidumbres en el mercado. Después de varios meses Vision Solutions anunció su carta de intenciones. Vision Solutions jugó limpio con todos sus usuarios y también con los partners: anunció que soportaría los tres productos para IBM i como mínimo hasta finales de 2012, y que en el año 2010 empezaría a reformar su oferta. Cada partner seguía con su producto tradicional y además tenía la posibilidad de comercializar iTERA.

Software Greenhouse seguía entonces con sus competidores de siempre. No había cambiado nada, sólo que ahora todos éramos distribuidores de Vision. El proyecto original de Vision que consistía en fusionar los tres productos en uno solo fue modificado muy pronto. Resultaba demasiado costoso mantener todas las funcionalidades que requerían arquitecturas distintas en un solo producto. Un solo producto, que tuviese que satisfacer toda la gama de necesidades de distintos tipos de instalaciones, resultaría excesivamente complejo y finalmente ineficiente. Vision Solutions decidió por tanto seguir con iTERA y fusionar Orion (antiguamente OMS/400) y Mimix en un único producto, mediante un proyecto que se denomina Aurora. El nombre del nuevo producto, así como sus características exactas, no se conocen aún, y serán anunciados en el otoño de 2010.

Mientras tanto, a Software Greenhouse le empezaron a surgir oportunidades de participar en operaciones de Mimix, tanto de ventas nuevas, como mantenimientos y ampliaciones de proyectos existentes. Y cuando el año pasado Vision Solutions dejó abierta la posibilidad de que  los partners comercializaran todos sus productos, Software Greenhouse fue quizás el primero en aprovecharla. Desde el momento de certificarnos como proveedor de Mimix hemos suscrito media docena de contratos de mantenimiento y hay al menos el doble de esta cantidad en fase de concreción.                              

Creemos que conocer todos los productos actuales es la mejor forma de prepararse para el nuevo producto que  resultará del proyecto Aurora. Así podremos asesorar a los usuarios objetivamente, y sin ningún tipo de predisposición, durante el período de transición que comenzará con los inminentes anuncios de Vision Solutions


Archivos

Enlaces

Síguenos en

Etiquetas