¿Vale la pena?…implantar DCIM

Desde hace varios años fallan las predicciones de los analistas de mercados respecto a la adopción de  soluciones DCIM. Teóricamente, DCIM tiene una enorme capacidad de ahorrar costes, energía y esfuerzos en los Centros de Datos. Por tanto su nivel de adopción debería avanzar mucho más rápido. Máxime, cuando las empresas buscan con tanto empeño ahorro de costes y todos proclamamos la necesidad de ahorrar energías.

Tradicionalmente, la gestión de un Centro de Datos la llevan dos departamentos independientes: “IT” (que se ocupa de los servidores, comunicaciones y de la técnica de Sistemas) y “Facility” (que está a cargo de la infraestructura física como espacios, suelos, refrigeración y consumos de energía). Esta separación tradicional es uno de los principales obstáculos para una gestión optimizada, porque para lograr esta optimización hay que compartir datos y gestionar las dos facetas de una forma integral.

Sólo un ejemplo por muchos otros posibles: Las personas que compran servidores (IT) no están motivadas para comprar servidores energéticamente eficientes. La cuenta de fuerza eléctrica normalmente la paga “Facility” y si la repercute, típicamente lo hace por m2 ocupados.

Muchas de las empresas que ya han adoptado DCIM observan que DCIM “les abruma” con una gran cantidad de datos. En estos casos muy probablemente ha faltado un paso en la implementación  del DCIM. Una cosa es tener datos y otra obtener métricas – convertir los datos en información útil para optimizar la gestión del Centro de Datos.

Pero finalmente – y paradójicamente – el obstáculo más importante que estamos viendo es la alta integración y cobertura funcional de los productos DCIM existentes. Dado el  hecho que la Gestión de Centros de Datos es un tema de considerable complejidad, en muchas empresas se han desarrollado sus propias herramientas. Estas herramientas, sencillas pero pragmáticas, resuelven típicamente los dos o tres problemas más difíciles de gestionar. Una vez hecho esto, los gestores pierden el principal motivo para incorporar herramientas de gestión más completas. Y con ello, la posibilidad de ahorrarse muchos más esfuerzos, mucha más energía y más costes.

Ante esta situación, la solución que propone Software Greenhouse es un enfoque incremental de la implantación DCIM: ir construyendo la solución completa, alrededor de lo que ya la empresa usuaria ha resuelto con sus desarrollos propios. Extraer del DCIM aquellas funcionalidades que resuelvan el “problema número 3, 4 y 5” e integrarlo con lo que ya existe y funciona. Después ir añadiendo más funcionalidades, a medida que se vayan comprobando los beneficios de este enfoque.

Para más información, vean la presentación de Juan José Garrido en III Smart Energy Congress de enerTIC:http://www.swgreenhouse.com/noticias-eventos/26-noticias/263-software-greenhouse-participa-en-el-3-smart-energy-congress

Todo está escrito, todo está en Internet… (¿?)

La cantidad de información disponible aumenta todos los días. Páginas, blogs, foros, webinarios, podcasts, redes sociales…  Toda esta información está al alcance, sin apenas levantarse de la silla. ¿Por qué entonces en ocasiones decidimos cruzar el Atlántico para asistir a una reunión? En un caso mío muy reciente, existieron 3 razones:

El contenido: Todo empezó hace unos años, cuando un compañero me pasó un link a un artículo escrito por Joel Spolsky. El artículo trataba de un tema para nosotros muy relevante, relacionado con la interfaz de usuario de los productos. Aparte del tema, el artículo estaba tan bien escrito que me suscribí a la web de Joel Spolsky. Joel, es además fundador de Fog Creek, una empresa de software de mucho éxito. Hace unos años empezó a organizar reuniones para empresas emergentes de software. Empresas creativas, dinámicas y con mucha ilusión. Más tarde se unió a esta iniciativa otro hombre excepcional, Neil Davidson, de la empresa inglesa llamada Red Gate Software.  

Las reuniones que organizan se destacan por unos ponentes excepcionales, autores de libros conocidos, tales como en esta ocasión, Seth Godin o Yongme Moon, consultores jóvenes con ideas frescas como Paul Kenny o desarrolladores de software como Eric Sink o Dan Briklin (éste último, autor de Visicalc). Si no conoces alguno de estos nombres, vale la pena buscarlos en Google.   

El ambiente: Las empresas que acuden a estas reuniones tienen una cultura muy diferente de aquéllas que proporcionan tanto material a las webs tipo “trabajo basura”. Le dan a su gente libertad para crear, generalmente tienen oficinas muy atractivas y funcionales, horarios libres y sobre todo ilusión e inspiración. Se habla aquí de una nueva artesanía -la del desarrollo de productos de software.

Hace un año oí hablar a un consultor renombrado que le explicaba a la audiencia que la empresa occidental está en declive, que el futuro está en China. Pero China, aparte de tener un sistema político que ya ha colapsado en muchos otros países, no tiene un Microsoft, ni un Apple o un Google. Ni mucho menos una cantera de empresas de software de las cuales saldrán los próximos Googles y Apples. Y éstas son las empresas que le imprimen su ambiente único a las reuniones Business of Software, donde después de varios  encuentros ya empieza a surgir lo que se podría llamar “espíritu tribal” propio.

La concentración: La exuberante abundancia de la información en Internet produce como efectos secundarios falta de concentración y problemas de orientación.

De aquí nos explicamos, por ejemplo, el bajo índice de efectividad de podcasts y webinarios. Yo mismo muchas veces sintonizo un webinario y con los auriculares puestos navego en otras páginas, reviso una propuesta, contesto mails… Es una forma de aprovechar el tiempo y estar pendiente de la información importante que de repente pueda aparecer.

En una reunión es diferente. Estás inmerso totalmente, estás a la vista del presentador y de toda la audiencia y aislado del mundanal ruido. Aparte de esto, durante los cafés, durante las comidas, los foros que se organizan o por la noche tomado copas puedes hablar con todos los participantes, ponentes y organizadores. La gran mayoría de ellos son personas muy interesantes, que te aportan ideas y experiencias.

En resumen, BoS sobre todo me aportó lo siguiente: un temario muy relevante para nuestra empresa,   presentado en un entorno agradable y distendido de forma atractiva y amena. BoS me proporcionó orientación y me proporcionó inspiración. Y esto son las cosas que destacan a las reuniones a las que debes asistir, las que debes seleccionar entre el maremágnum de la oferta.

¡Hello again, Double-Take! (Las tribulaciones de un distribuidor)

Hello, Double-Take (1): Hace unos ocho años Vision Solutions nos presentó por primera vez a Double-Take. Entonces, Vision Solutions firmó un acuerdo con NSI (así se llamaba, en aquel momento,  la empresa que desarrolló Double-Take), para  ser OEM suyo.  Inmediatamente Vision ofreció el producto a todo su canal, bajo el nombre “Orion for Windows”. Y bajo este nombre hemos hecho nuestras primeras ventas de Continuidad de Negocio para Windows.

Se suponía que esta solución para Windows se convertiría muy pronto en parte orgánica de una solución multiplataforma llamada Orion.  Orion tenía que tener soluciones para AS/400, AIX, Windows y Linux. Todas estas soluciones serían gestionadas y monitorizadas desde un único punto, llamado Orion Navigator.

Hello, Double-Take (2): El proyecto Orion fue, en su época, tecnológicamente muy complejo y por tanto largo. Mientras tanto los intereses estratégicos de la empresa habían cambiado, así que Orion, tal y como fue pensado originalmente nunca se terminó de materializar. Y con ello, tampoco el valor añadido que aportaría Vision como OEM. Vision siguió interesada sin embargo en tener la posibilidad de instalar una solución para Windows y Linux, para ofrecer una solución más completa a su base instalada.  

En este punto Vision dejó a sus Partners decidir si querían seguir usando su contrato OEM o hacerse Partner de Double-Take directamente.  Software Greenhouse optó por la excelente calidad de soporte que nos ofrecía Double-Take desde Francia.

Hello, Double-Take (3): El año pasado Software Greenhouse analizó el potencial del mercado de Windows / Linux y concluyó que se necesitaba otra fórmula de distribución. La utilizada por Double-Take se basaba en un sistema de dealers que distribuyen las cajas con el producto, pero no ofrecen soporte local, ni a sus partners ni al cliente final. Software Greenhouse presentó a Double-Take una fórmula de gestión de canal más parecida a la de Vision y renegoció su contrato. Fue creada  una figura “nueva”, denominada “Value Added Dealer” (Mayorista con Valor Añadido).  A los veteranos de la plataforma i, esto les sonará a algo.

Hello, Double-Take (4): Estamos en Julio de 2010. Double-Take que cotizaba en la bolsa se convierte en parte de la empresa privada Vision Solutions.  El valor de la operación es de 242 millones de dólares. Parece alto en relación con los beneficios que declaraba Double-Take. ¿Por qué le interesa a Vision? Especulemos un poco.  Probablemente, hay una serie de valores que Double-Take  le aporta: el saber estar en el mercado de servidores Intel, incluyendo un canal de distribución; tecnología que soporta  virtualización, tanto con VMware como con Hyper-V; productos muy bien posicionados y la marca Double-Take. (De hecho, Vision inmediatamente anunció su intención de rebautizar su línea AIX con el nombre Double-Take).

Esto, a bote pronto.  Vision nos dirá más cosas este otoño. Para nosotros supone la esperanza de una fórmula de distribución buena y estable.

Software Greenhouse y Soporte de MIMIX

Al principio de los años 90, IBM implantaba en Europa una solución de réplica para AS/400 denominada MSS (Multiple Systems Software), desarrollada por Guy DeHond de Hessenatie Information Technology en Bélgica. España fue un país muy activo en esta iniciativa.

Lakeview Technology de Oakbrook, Illinois (cerca de Chicago), que entonces ya era muy fuerte en los Estados Unidos, adquirió MSS y lo incorporó a su producto Mimix; así que cuando Software Greenhouse lanzó las soluciones de Vision Solutions en España, el distribuidor de Mimix en España (ICS), disponía ya de varias decenas de instalaciones.

Pronto descubrimos que los dos productos eran muy parecidos. Y no sólo en su arquitectura e implantación, también en su estabilidad, buen nivel de soporte del proveedor y el nivel de implantación global. Pero el nombre Mimix estaba mucho mejor arraigado que el aburrido nombre OMS/400 que entonces ostentaba el producto de Vision Solutions (¡la cual hasta el 1996 también se llamaba OMS!).

Y así fuimos compitiendo felizmente durante 11 años. Más tarde surgió Saytel como segundo distribuidor de Mimix en España.  En el año 2007 fuimos de los primeros partners de Vision en lanzar iTERA. iTERA era diferente, y de repente había mucho de qué hablar cuando un potencial usuario preguntaba qué diferencia había entre los productos. Aunque fue desarrollado en Salt Lake City, Utah, iTERA parecía estar hecho a medida de una típica instalación en España. Tuvimos una respuesta de mercado extraordinariamente buena.

Pero Vision siguió. Estábamos en pleno lanzamiento de iTERA, cuando Vision se hizo con el control de Lakeview Technology. Surgieron nuevas incertidumbres en el mercado. Después de varios meses Vision Solutions anunció su carta de intenciones. Vision Solutions jugó limpio con todos sus usuarios y también con los partners: anunció que soportaría los tres productos para IBM i como mínimo hasta finales de 2012, y que en el año 2010 empezaría a reformar su oferta. Cada partner seguía con su producto tradicional y además tenía la posibilidad de comercializar iTERA.

Software Greenhouse seguía entonces con sus competidores de siempre. No había cambiado nada, sólo que ahora todos éramos distribuidores de Vision. El proyecto original de Vision que consistía en fusionar los tres productos en uno solo fue modificado muy pronto. Resultaba demasiado costoso mantener todas las funcionalidades que requerían arquitecturas distintas en un solo producto. Un solo producto, que tuviese que satisfacer toda la gama de necesidades de distintos tipos de instalaciones, resultaría excesivamente complejo y finalmente ineficiente. Vision Solutions decidió por tanto seguir con iTERA y fusionar Orion (antiguamente OMS/400) y Mimix en un único producto, mediante un proyecto que se denomina Aurora. El nombre del nuevo producto, así como sus características exactas, no se conocen aún, y serán anunciados en el otoño de 2010.

Mientras tanto, a Software Greenhouse le empezaron a surgir oportunidades de participar en operaciones de Mimix, tanto de ventas nuevas, como mantenimientos y ampliaciones de proyectos existentes. Y cuando el año pasado Vision Solutions dejó abierta la posibilidad de que  los partners comercializaran todos sus productos, Software Greenhouse fue quizás el primero en aprovecharla. Desde el momento de certificarnos como proveedor de Mimix hemos suscrito media docena de contratos de mantenimiento y hay al menos el doble de esta cantidad en fase de concreción.                              

Creemos que conocer todos los productos actuales es la mejor forma de prepararse para el nuevo producto que  resultará del proyecto Aurora. Así podremos asesorar a los usuarios objetivamente, y sin ningún tipo de predisposición, durante el período de transición que comenzará con los inminentes anuncios de Vision Solutions