1.100 clientes de Vision Solutions en la zona afectada por “Sandy”

Los huracanes como fuente de contingencias informáticas tienen una serie de características especiales:

• Se puede predecir la contingencia con varios días de antelación.

• En ocasiones la predicción no se cumple, porque ha sido inflada por pánico o por exageraciones de los medios de comunicación. Esto no fue el caso de Sandy, donde las predicciones han sido superadas.

• Es una contingencia que ataca masivamente a un gran número de instalaciones.

• El transporte no funciona. Autopistas, carreteras, aeropuertos, trenes… todo está cerrado. Hacer llegar cintas actualizadas a las instalaciones de contingencia se convierte en una hazaña.

• Pueden verse afectadas zonas “no tradicionales”. Hace un mes en Nueva York aún decían: “Aquí nunca hay huracanes”.

La zona donde atacó Sandy incluyó, fuera de la ciudad de Nueva York, a Atlantic City y New Jersey; hacia el norte, Burlington y Massachusetts; hacia el sur, Charlotte y Carolina del Norte, y hacia el oeste, Ohio. En  este territorio se encuentran aproximadamente 1.100 instalaciones de los distintos productos de Recuperación de Desastres y Alta Disponibilidad de Vision Solutions.  Sandy puso a Vision Solutions en  estado de alerta roja.

Para la mañana del viernes 2 de Noviembre la empresa llevaba contabilizados 70 casos de intervención en cambios de rol (failover). Se estima que el número de failovers realizados sin la asistencia de la empresa ha sido mucho mayor. (Por cierto, en España, la tendencia de “compartir” una contingencia con el proveedor de la solución suele ser mucho mayor).

También hubo empresas que decidieron  simplemente alargar el fin de semana dos días, considerando que bien el negocio podía tolerarlo o bien sus clientes tampoco estarían funcionando y con capacidad de compra. Después de todo, la Bolsa de Nueva York prenunció  que estaría cerrada hasta el miércoles 31 de Octubre. De las empresas que tomaron esta decisión, cierto porcentaje tuvo que tomar medidas cuando la situación anormal se prolongaba mucho más de lo previsto.

Una parte de los usuarios realizó la conmutación al entorno de Backup antes de la llegada de huracán, otros esperaron hasta quedarse sin electricidad o inundados, o eventualmente ambas cosas a la vez. Algunos usuarios inclusive perdieron las dos instalaciones; también en estos casos Vision Solutions colaboró para tratar de superar la situación.

El viernes 2 de Noviembre muchas instalaciones aún seguían trabajando en el entorno de Backup. Mientras tanto se estaba produciendo una segunda ola de failovers: los de aquellas instalaciones que habían aguantado la operación en su centro de producción con generadores, pero que a esas alturas ya no podía conseguir combustible para mantener trabajando el generador.  Por tanto, la alerta roja se mantenía vigente mucho después de remitir el huracán.

Inclusive algunos de los grandes CPD de Backup se quedaron sin energía durante varias horas.

La mayoría de las instalaciones volvía paulatinamente a la normalidad durante el fin de semana siguiente, cuando se realizó la mayor parte de failback – vuelta al CPD de producción habitual.

A pesar de todas las dificultades y sufrimientos, Vision Solutions y otras empresas dedicadas a los distintos tipos de soluciones de Continuidad de Negocio coinciden que la gran mayoría de las empresas que necesitaban mantener la continuidad de sus operaciones durante del huracán Sandy lo han logrado. Lógicamente, en una catástrofe de estas proporciones siempre hay imprevistos, errores de apreciación, decisiones precipitadas – y muchas cosas qué aprender para el futuro.

Pete Robie, vicepresidente de Atención al Cliente de Vision Solutions comentó: “Los grandes huracanes en New Orleans en el 2005 fueron mucho más traumáticos, hicieron más daño a las empresas. Esta vez los clientes estaban mucho mejor preparados. Se hicieron más cambios de rol (failover) que durante cualquier otro evento anterior.”

También otras empresas del sector hicieron comentarios similares. Bob Lamendola, vicepresidente de mindSHIFT observó un cambio de actitud en sus clientes: “Las personas asumen que pueden parar el negocio durante unos días, hasta que esto realmente ocurre. Entonces descubren que en realidad no es posible. Después de sufrir dos huracanes en dos años, los clientes están tomando conciencia de la necesidad de tener la capacidad de recuperarse frente a un desastre.”

Esta entrada ha sido elaborada con la información publicada en IT Jungle el 5 de Noviembre (http://www.itjungle.com/tfh/tfh110512-story02.html) y algunos comentarios directos de los miembros del equipo de soporte técnico de Vision Solutions.

¿Usarías un camión de 50 toneladas para llevar a tu familia de paseo un domingo?

Los anuncios realizados por Vision Solutions en Agosto pasado confirmaron lo que la empresa ya había anticipado antes en entrevistas con prensa y coloquios con sus partners: Vision Solutions lanzó un nuevo producto para el entorno Enterprise y mantiene la oferta del  producto iTERA para entornos “SMB”.

Para muchos observadores y expertos esta decisión resulta sorprendente. De hecho, no es lo que típicamente ocurre después de la fusión de dos empresas de software. Típicamente, poco tiempo después de la fusión, la empresa anuncia que uno de los productos será descontinuado en una fecha determinada, y a los usuarios del otro se les invita a migrar al producto que continúa.

Muchos piensan que mantener dos productos no es económico para la empresa. Pero para nosotros, como partner de Vision Solutions, la decisión de la empresa tiene mucha lógica. Para explicar esta lógica nos servimos también de nuestra larga experiencia como desarrolladores de productos, además de partner de Vision Solutions.

Los productos de software tienen un ciclo de vida. Algunos nacen para satisfacer requerimientos concretos de un usuario y después evolucionan. Otros tienen en su origen una abstracción realizada por un desarrollador,  después de realizar desarrollos de una funcionalidad parecida para varias instalaciones. En cualquier caso, cuando el producto inicial se enfrenta a sucesivos usuarios y  sus requerimientos, empieza a incorporar  más y más  funcionalidades, que a veces no se llevan muy bien con la arquitectura inicial del producto.

La explosión de funcionalidad hace el producto cada vez más pesado, hace más compleja su implantación y gestión,  y su código cada vez más difícil de mantener. Si eres usuario de MS Office, ¿cuántas veces pierdes mucho tiempo para encontrar la opciones que  quieres utilizar? Y ¿qué porcentaje de las posibilidades del producto utilizas? Por otro lado, el  coste de mantenimiento del software es muy alto.

Los  usuarios que necesitan mucha funcionalidad no tienen otra alternativa que usar este tipo de software, salvo que decidan encargar un desarrollo a medida, lo cual es costoso (y en caso de Continuidad de Negocios, inviable). 

Pero, ¿qué pasa con las instalaciones con requerimientos sencillos que necesitan una solución fácil de implantar y gestionar? Normalmente acaban usando productos excesivamente complejos para ellas. Pero en los últimos años empezó a surgir otro tipo de productos: son aquéllos, cuyo autor decide dirigirse a un tipo de usuarios específico y hace una buena definición inicial de las funcionalidades, necesarias para ese tipo de usuario. Después también tiene que saber  filtrar adecuadamente las peticiones de mejora. Los usuarios siempre piden más, pero sin darse cuenta, que al incorporar todas las opciones se pierden los valores básicos: la simplicidad y la facilidad de gestión.

Los desarrolladores de iTERA supieron ver claramente esta problemática. Lanzaron un producto sencillo, con una arquitectura que permite facilidades muy buenas, pero a su vez limita sus posibilidades de crecimiento.

En conclusión: una empresa que ofrece un único producto, siempre limita su mercado. Si limita el desarrollo para mantener el producto simple, no satisface a los usuarios complejos y exigentes.  Si incorpora todo lo que se le pide, el producto se vuelve “insoportable” para los entornos sencillos.

Por ello pensamos que la decisión de Vision Solutions de mantener en el mercado dos productos de un perfil muy diferente es totalmente acertada. Y para las instalaciones que se deciden por el producto simple y después crecen y se vuelven sofisticadas, Vision Solutions abre la vía de migración económica que protege su inversión.

Un producto nuevo con un viejo nombre

Hace tiempo que estoy convencido que las cosas aparentemente inexplicables suelen tener una explicación lógica. Así es el caso de la denominación del nuevo producto de Vision Solutions, resultado de un proyecto denominado Aurora. El proyecto tiene sus orígenes en el año 2007. Originalmente tenía que unificar en uno solo a los tres productos con que se encontró Vision Solutions después de su fusión con iTERA y la adquisición de Lakeview Technology.

Finalmente, el proyecto sólo quedó en unir a ORION y MIMIX, dos productos de una arquitectura muy similar, dirigidos ambos a los entornos tipo Enterprise. iTERA sigue como oferta dirigida a entornos que prefieren sencillez  y facilidad de gestión. (En una de las próximas entradas de este blog comentaremos este tema más detalladamente).

Los desarrolladores encargados del proyecto Aurora, encabezados por Craig Johnson, Vicepresidente de Desarrollo de Vision Solutions, analizaron entonces la tarea a la que se enfrentaban.  Como resultado decidieron tomar de MIMIX la mayoría del código que actúa en el ordenador de producción, incluyendo la parametrización y la gestión, y de ORION, el cambio de rol y el apply process en el ordenador de respaldo. El interface gráfico es nuevo y es compartido con el producto de gestión de sistemas denominado “Director”.  A la vez se implementó una serie de importantes mejoras en la  gestión, rendimiento y nuevas funcionalidades avanzadas. 

Lo sorprendente para nosotros, como partners de Vision Solutions, ha sido el nombre del producto: ¡MIMIX Availability 7! Como es lógico, los antiguos partners de Vision no se han entusiasmado mucho con este nombre. Pero la empresa ha tomado su decisión y a continuación explico la lógica de la misma:

El producto de Vision Solutions cambió de nombre 4 veces en 15 años, lo cual no permitió que el “brand” (marca) se arraigara en el mercado. De hecho nuestros usuarios lo suelen llamar “El Vision”. (Más sobre la historia de los nombres de este producto en http://www.swgreenhouse.com/blogBC/?p=66 )

Descartado el nombre ORION, la empresa quedó ante la alternativa entre un nombre nuevo que habría que introducir en el mercado y la ampliamente conocida marca Mimix, y se decidió por la última. 

De hecho con los anuncios de Agosto 2010 se comunicó una amplia re-denominación de toda la gama de productos de la empresa. Después de la adquisición de Double–Take (líder en software  de Alta Disponibilidad y Recuperación de Desastres para Windows, Linux y VMware) Vision Solutions, también es propietaria del brand Double–Take, un auténtico ícono en la plataforma Wintel.

La decisión de la empresa fue rebautizar todos los productos fuera de la plataforma IBM i con la marca Double–Take, con calificativos como Availability (Alta Disponibilidad), RecoverNow (Recuperación de Desastres), Share (Data Integration), etc. Asimismo todos los productos para IBM i llevan el nombre del brand MIMIX, con una sola excepción: iTERA, que por su éxito comercial  ya ha conquistado una posición de brand independiente en el mercado, y mantiene su nombre, para enfatizar su personalidad y su filosofía diferencial.

Yesterday… ¿Qué es “Protección Continuada de Datos”?

Yesterday… todos mis problemas parecían tan lejanos… de repente, no soy ni la mitad del hombre que era antes… ¿Lo reconocéis? 

Casi todos los informáticos en su carrera profesional se han sentido así, eventualmente en una versión menos poética, con unos cuantos ¡C*@%&! y ¡M&%*@&$!

¿Por qué se han tenido que ir mis datos?… hice algo que no debía… ahora anhelo el ayer…

¿Qué se puede hacer cuando un programador estresado por la tensión del proyecto borró la versión equivocada? ¿O cuando un error de programa destruye todas las facturas pendientes de los clientes? 

Si hay suerte, existirá una copia de seguridad con una versión de datos más o menos cercana a la perdida. Pero normalmente, perderemos todas las transacciones realizadas desde que se ha hecho esta copia.

Cabe apuntar que las soluciones de Continuidad de Negocios no aportan solución a estas situaciones.  Cualquier modificación que se realiza en producción, pasa inmediatamente al servidor de respaldo. O sea, también la contaminación de la base de datos o un borrado accidental de una tabla.

Una mejora de esta situación la ofrece una tecnología sofisticada llamada snapshot.  Snapshot aporta la posibilidad de hacer copias de seguridad más frecuentemente y en forma concurrente con los procesos de producción. El inconveniente es el alto consumo de recursos (sobre todo espacio en disco) y el alto costo de la solución. Se usa por tanto sobre todo en instalaciones muy grandes.   

Un paso más avanzado es la “Protección Continuada de Datos” (Continuous Data Protection). Es una solución que  permite volver a estados anteriores del servidor, de la base de datos o una tabla individual, o recuperar un fichero perdido. Todo esto, sin perder las transacciones recién realizadas o las últimas modificaciones de los programas.

Recientemente, algunos proveedores de Continuidad de Negocios han incorporado la Protección Continuada de Datos a sus líneas de productos, con una tecnología adicional o inclusive como productos separados.

Las soluciones, según el proveedor y plataforma permiten, siempre dentro de un período preestablecido  (24 ó 48 horas, una semana, etc.),  volver a cualquier momento anterior, recuperar un objeto en particular o establecer puntos en los procesos (checkpoints) a los que se puede regresar – como por ejemplo el comienzo del batch de cierre del día.

Así que ahora, al menos en informática, podemos volver al “Yesterday”.

¡Hello again, Double-Take! (Las tribulaciones de un distribuidor)

Hello, Double-Take (1): Hace unos ocho años Vision Solutions nos presentó por primera vez a Double-Take. Entonces, Vision Solutions firmó un acuerdo con NSI (así se llamaba, en aquel momento,  la empresa que desarrolló Double-Take), para  ser OEM suyo.  Inmediatamente Vision ofreció el producto a todo su canal, bajo el nombre “Orion for Windows”. Y bajo este nombre hemos hecho nuestras primeras ventas de Continuidad de Negocio para Windows.

Se suponía que esta solución para Windows se convertiría muy pronto en parte orgánica de una solución multiplataforma llamada Orion.  Orion tenía que tener soluciones para AS/400, AIX, Windows y Linux. Todas estas soluciones serían gestionadas y monitorizadas desde un único punto, llamado Orion Navigator.

Hello, Double-Take (2): El proyecto Orion fue, en su época, tecnológicamente muy complejo y por tanto largo. Mientras tanto los intereses estratégicos de la empresa habían cambiado, así que Orion, tal y como fue pensado originalmente nunca se terminó de materializar. Y con ello, tampoco el valor añadido que aportaría Vision como OEM. Vision siguió interesada sin embargo en tener la posibilidad de instalar una solución para Windows y Linux, para ofrecer una solución más completa a su base instalada.  

En este punto Vision dejó a sus Partners decidir si querían seguir usando su contrato OEM o hacerse Partner de Double-Take directamente.  Software Greenhouse optó por la excelente calidad de soporte que nos ofrecía Double-Take desde Francia.

Hello, Double-Take (3): El año pasado Software Greenhouse analizó el potencial del mercado de Windows / Linux y concluyó que se necesitaba otra fórmula de distribución. La utilizada por Double-Take se basaba en un sistema de dealers que distribuyen las cajas con el producto, pero no ofrecen soporte local, ni a sus partners ni al cliente final. Software Greenhouse presentó a Double-Take una fórmula de gestión de canal más parecida a la de Vision y renegoció su contrato. Fue creada  una figura “nueva”, denominada “Value Added Dealer” (Mayorista con Valor Añadido).  A los veteranos de la plataforma i, esto les sonará a algo.

Hello, Double-Take (4): Estamos en Julio de 2010. Double-Take que cotizaba en la bolsa se convierte en parte de la empresa privada Vision Solutions.  El valor de la operación es de 242 millones de dólares. Parece alto en relación con los beneficios que declaraba Double-Take. ¿Por qué le interesa a Vision? Especulemos un poco.  Probablemente, hay una serie de valores que Double-Take  le aporta: el saber estar en el mercado de servidores Intel, incluyendo un canal de distribución; tecnología que soporta  virtualización, tanto con VMware como con Hyper-V; productos muy bien posicionados y la marca Double-Take. (De hecho, Vision inmediatamente anunció su intención de rebautizar su línea AIX con el nombre Double-Take).

Esto, a bote pronto.  Vision nos dirá más cosas este otoño. Para nosotros supone la esperanza de una fórmula de distribución buena y estable.

ORION Solutions vuelve a llamarse OMS/ODS

Cuando nace una persona, los padres comunican el nacimiento a las instituciones encargadas del registro público. Se emite una partida de nacimiento con unos nombres y apellidos y con éstos, la persona se pasa toda la vida. En muchos países -por ley- las mujeres adoptan el apellido del marido, cuando se casan.

En los países donde esto ocurre, las señoras que se casan múltiples veces pueden llegar a coleccionar casi tantos apellidos como un producto informático. Los usuarios del actual IBM Power Systems sabemos algo de esto ¿verdad?

Pero que un producto vuelva a su nombre original no es muy común.

El producto de Alta Disponibilidad y Recuperación de Desastres de Vision Solutions originalmente constaba de tres módulos: OMS/400, ODS/400 y SAM/400. De hecho, la empresa se cambió de nombre a Vision Solutions en el año 1996 – antes se llamaba OMS. Poco  después, el conjunto de estos tres módulos se pasó a llamar Vision Suite.

Pero en menos de 5 años, se lanzó el proyecto Orion y el producto heredó el nombre de este proyecto. Más tarde, después de la unión de Vision Solutions, iTERA y Lakeview Technology, el producto se pasa a llamar ORION Solutions.

Una vez unidas las tres empresas, surge el proyecto “Aurora”, con el objetivo de unificar los tres productos. Éste más adelante se modifica, para dejar dos productos de funcionalidades parecidas, pero con características distintas: uno para entornos complejos y otro para más sencillos. El primero, será la fusión de dos antiguos rivales: “Vision” y “Mimix”. Sí, dije “Vision”. Porque para nuestros usuarios, el producto se seguía llamando “El Vision”, ¡aunque se llamó Orion durante 10 años! Instalábamos “El Vision” en “El 400”. (El nombre del producto nuevo no se conoce, pero nos aseguran que no será Aurora).

Mientras tanto llega el año 2010. ¡Y adivina qué! Se vencen los derechos del uso de nombre Orion. (Probablemente, al adquirir estos derechos, mantener el mismo nombre por más de 10 años no se consideraba factible).  Y entonces, aunque ya es inminente el anuncio del nuevo producto, se necesita un nombre para Orion. Porque la migración de casi 3.000 instalaciones no es factible realizarla en un tiempo muy corto. Por eso, Vision Solutions garantiza el soporte de Orion hasta el 31 de Diciembre de 2012. Pero eso sí – ya no se puede llamar Orion.

¿Mareados? Aguantad un segundo, ya llegamos al final feliz. En este punto, nace la buena idea de volver a los orígenes, y Vision Solutions rebautiza Orion con el nombre OMS/ODS. ¡Qué buena idea! ¡Sólo imagínate que el Power System se volviese a llamar AS/400!

Comparando con todo esto, Mimix nació como Mimix y se sigue llamando Mimix y todo el mundo lo llama Mimix. Quizás a algunos expertos en marketing esto le parezca aburrido, pero creo que tiene su gracia.

Y también os puedo asegurar que el factor menos importante en el éxito del producto “Vision”, fue el nombre que llevaba en cada momento de su historia.